autoestima-en-las-redes-sociales

Autoestima y redes sociales: una combinación peligrosa

Que levante la mano la que no tenga una “Antoñita la Fantástica” en Facebook. Una amiga que “viva” en la red y que sea la perfección personificada. Con una vida megahappy perfecta, un trabajo perfecto, una pareja perfecta, una familia perfecta y que hasta recién levantada esté perfectísima. Amiga o conocida, que ya se sabe que el término “amistad” se utiliza muy a la ligera en las redes sociales. Estoy segura de que muy pocas de vosotras no levantaréis la mano.

Vivimos una época en la que una imagen vale más que mil palabras, y lo digo en sentido literal. Las redes sociales son el caldo de cultivo de un egocentrismo desaforado en el que –supuestamente– tener o no éxito se mide a golpe de selfie (madre mía, si hasta hay tutoriales de cómo hacerse uno perfecto). Parece que la felicidad, si no está documentada en Instagram o Facebook, es felicidad a medias. Necesitamos que sea admirada por los demás para que sea completa.

Si entras en Instagram te encuentras con cientos, miles de mujeres aparentemente “perfectas” con vidas aparentemente “perfectas” que, en mayor o menor medida, pueden hacer que una se pregunte qué está haciendo en este mundo y por qué la suya no es tan jodidamente maravillosa como las que está viendo en la pantalla.

Pero… ¿cuánto de real tiene esa aparente felicidad, esa supuesta perfección? Eso es lo que nos deberíamos preguntar.

Las marcas, que han encontrado un filón en esto de las redes sociales, son expertas en modificar la realidad para que anhelemos los cuerpos perfectos, las pieles perfectas, las vidas perfectas – e imposibles de alcanzar– que tienen las modelos o influencers que consumen sus productos, y que mueven miles, millones en muchos casos, de seguidoras. No es de extrañar que, ante este panorama, la autoestima de muchas mujeres, especialmente de las más jóvenes, se tambalee constantemente. Se da tanta importancia a la imagen que se hace muy difícil no compararse y no ser duras y críticas con nosotras mismas.

Y al igual que muchas mujeres ven cómo su autoestima sucumbe ante tanta “perfección”, está la otra cara de la moneda. ¿Te has parado a pensar que tratar de mostrar siempre la mejor versión de una misma puede esconder igualmente una falta de autoestima tremenda?

Muchas veces esas personas que exhiben en las redes una “vida ideal” –que con toda seguridad no lo es– tienen la autoestima tan baja que necesitan obtener o ser algo que los demás anhelan con el fin de sentirse queridas y deseadas, aunque sea de una manera superficial. La única forma de reforzar la percepción positiva que tienen de sí mismas es mediante la aprobación de los demás.

No puedes dejar que tu bienestar personal y tu autoestima dependan de un puñado de likes. Click Para Twittear

En las redes sociales la mayoría de la veces nada es lo que parece, recuérdalo antes de permitir que tu autoestima se vea amenazada. El siguiente vídeo lo ilustra muy bien:

 

¿Cuál es tu relación con las redes sociales? ¿Crees que en algún momento ha llegado a afectar a tu autoestima?

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTE...

¿Eres Imperfecta?

Únete a la comunidad de Imperfectas y no te pierdas nada de lo que se cuece por aquí.

¡Gracias por unirte a nosotras!

Pilar M. Peña
hola@imperfectas.com

Creadora de Imperfectas. Alicantina. Nací en el Año Internacional de la Mujer. Perfectamente Imperfecta. Pecosa y creativa. Chocolate & beer lover.

4 Comentarios
  • Eva Castillo
    Publicado a las 12:52h, 05 abril Responder

    No me ha gustado, me ha encantado!!!! Me ha venido a la mente algunas personas que tengo agregadas a las redes y que quieren desprender tanta vida perfecta que ya empacha.

    Un saludo de una de vuestras super fans 😉

    • Imperfectas
      Publicado a las 13:02h, 05 abril Responder

      ¡Gracias Eva! La próxima vez que veas publicaciones de esas personas seguro que te viene a la mente el vídeo… 😉

      ¡Un abrazo!

  • Cristina
    Publicado a las 06:45h, 06 abril Responder

    ¡Hola! El mensaje de vuestro post es una de las razones por la cual quise desaparecer de todas las redes sociales. Al principio de crearme una cuenta (en facebook y twitter), admito que por la novedad me uní al carro de pasarme enganchada todo el dia a ellas, cada like o comentario me encantaba, me sentía una protagonista (“mi vida es maravillosa, ¡les encanta!”). Hasta que poco a poco me fuí dando cuenta que todo eso no era la vida real, mi vida no iba a ser más perfecta en función de los likes que me dieran. Y al darme cuenta de mi situación empecé a pensar que a los demás les ocurría lo mismo, y que incluso los había peores jaja; decidí alejarme por completo entonces de ese “postureo” y vivir únicamente la vida real, quedar con mis amigas y ponerme al día charlando y riéndonos es muchísimo más satisfactorio.

    • Imperfectas
      Publicado a las 10:22h, 06 abril Responder

      Gracias por compartir tu experiencia, Cristina. Es genial que fueras consciente del problema y que le pusieras solución. Ni un solo ‘like’ puede sustituir la felicidad que proporciona una reunión de amigas 😉

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Uso de cookies

La web de Imperfectas utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuaria. Haz clic en "Aceptar" si estás de acuerdo. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies