fruta escarchada del roscon de reyes

Esas pequeñas cosas que nos unen

En general, en este país nos gusta polarizarlo todo. Pertenecer a un bando y criticar sin piedad al contrario es deporte nacional. Pasa con la política –eres de derechas o de izquierdas, lo del centro es cuento chino que nadie se cree–, con el deporte –eres del Madrid o del Barça–, con los “ídolos” –eres de Cristiano o de Messi–, y en los últimos tres años, con el vestido de Nochevieja de la Pedroche –o lo amas o lo odias a muerte–. Si no te identificas con uno u otro bando pareces no ser nadie en una era en la que las redes sociales han dado voz a much@s hooligans de pacotilla que se creen dios@s en posesión de la razón última y verdadera.

En otros ámbitos menos conflictivos también tendemos a establecer dicotomías. Pasa con la tecnología (eres más de Apple o de Android), con los animales (eres más de perros o de gatos), con las estaciones (eres más de invierno o de verano) y hasta con las series (eres más de Netflix o de HBO).

Y donde más te puedes dar cuenta de que hay dos tipos de personas es con la comida. Eres de té o de café. De salado o de dulce. De Nesquik o de Cola-Cao. De Coca-Cola o de Pepsi. De Nocilla o de Nutella. De cerveza o de vino. De comerte los bordes de la pizza o de dejártelos en el plato. De ensalada con o sin vinagre. De muslo o pechuga. De tortilla de patatas con o sin cebolla. De pizza con o sin piña (para much@s esto es motivo de divorcio).

Pero hay una cosa que nos une mucho más que odiar a la clase política corrupta o ganar un mundial de fútbol: quitar la fruta escarchada del roscón de Reyes. Aquí vamos tod@s a una más que en Fuenteovejuna. Todavía no he conocido a nadie que se la coma, aunque supongo que algún o alguna valiente se atreverá a meterse en la boca eso verde que destiñe y que no se sabe muy bien lo que es. Y lo de toquetear el roscón buscando el regalito también parece ser tradición en muchos hogares españoles. ¿Verdad o no?

Así, unid@s por un sentimiento de arraigo a una tradición casi ancestral, el país entero nos comemos el roscón de Reyes quitando la fruta escarchada en paz y armonía. Bueno, espera. ¿Eres de con o sin relleno? ¿Te lo comes la noche del 5 o el día 6? No tenemos remedio.

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTE...

¿Eres Imperfecta?

Únete a la comunidad de Imperfectas y no te pierdas nada de lo que se cuece por aquí.

¡Gracias por unirte a nosotras!

Pilar M. Peña
hola@imperfectas.com

Creadora de Imperfectas. Alicantina. Nací en el Año Internacional de la Mujer. Perfectamente Imperfecta. Pecosa y creativa. Chocolate & beer lover.

2 Comentarios
  • Fran Jódar
    Publicado a las 10:48h, 06 enero Responder

    Jajaja!! ¡Es genial abrir Facebook y encontrarte post así! Me temo que el espíritu innovador con que empecé el año se cobró anoche la primera víctima de la fruta escarchada del roscón de reyes… XD Saludos!! 😉

    • Pilar
      Publicado a las 14:31h, 06 enero Responder

      Yo seguí fiel a mi tradición de quitarla para mojar en el chocolate. Pero como este año también yo quiero innovar, le di un bocao a lo verde… ¡y sabe a los chicles de melón que me comía de pequeña! He leído por ahí que es calabaza… No sé yo ¿eh? 😒😜

Deja un comentario

Uso de cookies

La web de Imperfectas utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuaria. Haz clic en "Aceptar" si estás de acuerdo. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies