perdona-tus-errores

Por qué es importante que te perdones por tus errores

Con esto de la crisis de los 40 me da por echar la vista atrás con bastante frecuencia. Empiezo a darme cuenta de que cuatro décadas han dado para muchas vivencias, algunas muy buenas y otras no tanto, pero que en conjunto me han hecho la persona que hoy soy.

A veces –brevemente– me da por pensar qué hubiera sido de mi vida si no hubiese tomado determinadas decisiones, si hubiese sido más espabilada en algunas situaciones, si hubiese sido menos confiada en algunas relaciones. Pero enseguida abandono ese pensamiento y me doy cuenta de que cualquier error que hay cometido en el pasado no es algo por lo que deba martirizarme.

Si tomé esas decisiones, si reaccioné de una manera concreta ante determinadas situaciones, o si entregué mi confianza a personas que no se la merecían fue porque mi “yo” de ese momento consideraba que así debía ser. Además, ¿quién nace enseñado, quién lo hace todo bien a la primera?

La vida es un continuo ensayo y error. Y cuando nos equivocamos, mejor invertir nuestro tiempo y energía en perdonarnos, aprender la lección y seguir adelante que convertir los errores cometidos en una fuente constante de frustración. Cuando sientas que la culpa te inunda recuerda que:

Lo hiciste lo mejor que pudiste

No importa el error que cometieses, tomaste una decisión basada en el conocimiento que tenías de la situación en ese momento. ¿No fue la adecuada? No pasa nada, al menos tomaste una decisión. Muchas personas se quedan paralizadas y dejan la vida pasar o permiten que otr@s decidan por ellas. Sacúdete la culpa de encima, perdónate y mira hacia adelante. La próxima vez tendrás más herramientas para tomar la decisión correcta.

La práctica hace al maestro

Míralo de esta manera: no cometiste un error, solamente estabas practicando. Recuerda –¡siempre recuerda!– que no eres perfecta y que no tienes por qué saberlo todo. Piensa en cómo aprendiste a caminar: cayéndote y levantándote una y otra vez. Así es como aprendemos en la vida, es una práctica continua. Si te caes, no te regodees en la culpa, levántate y vuelve a intentarlo.

Tu autoestima está por encima de todo

Pensar que siempre te equivocas y que no eres lo bastante buena o inteligente para tomar las decisiones correctas solo hará que dudes de ti misma y eso, inevitablemente, pasará factura a tu autoestima. Acepta que es humano equivocarse y confía siempre en ti misma y en tu capacidad de decisión. No te eches una pesada mochila de culpa a la espalda. Recuerda que no siempre te equivocarás.

No puedes permitir que el miedo se instale en tu vida

Cuando cometes un error y no te perdonas a ti misma estás haciéndole un hueco al miedo en tu vida. Es probable que en algún momento tengas que volver a enfrentarte a esa misma situación, o a una parecida. ¿Qué harás entonces si tienes miedo? ¿No hacer nada?  ¿Evitar la situación? Piensa que puedes perderte vivencias o personas extraordinarias por permitir que el miedo te paralice. Quien no arriesga, no gana.

Y tú, ¿cómo reaccionas cuando tomas decisiones equivocadas? ¿Eres muy crítica contigo misma o eres de las que ve una lección aprendida en cada error?

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTE...

¿Eres Imperfecta?

Únete a la comunidad de Imperfectas y no te pierdas nada de lo que se cuece por aquí.

¡Gracias por unirte a nosotras!

Tags:
Pilar M. Peña
hola@imperfectas.com

Creadora de Imperfectas. Alicantina. Nací en el Año Internacional de la Mujer. Perfectamente Imperfecta. Pecosa y creativa. Chocolate & beer lover.

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

La web de Imperfectas utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuaria. Haz clic en "Aceptar" si estás de acuerdo. Más información

ACEPTAR